NUESTROS CHAKRAS

¿Qué son? ¿Dónde están? ¿Para qué sirven?

¡Tenemos miles de chakras! Estos son centros energéticos distribuidos por todo el cuerpo. Los 7 principales están a lo largo de la columna y su simbología y color son los ilustran este post. Voy a ir subiendo detalles de cada uno a lo largo de la semana.
Las capas que forman nuestra aura están asociadas a cada chakra.
Cada chakra tiene un nombre, color, vibra en determinada nota musical y se relaciona con un elemento natural. Además, está ligado a determinadas partes de nuestro cuerpo físico y su mal funcionamiento se manifiesta en síntomas o enfermedades físicas.
No nos olvidemos que no solo somos cuerpo, tenemos además diferentes planos: emocional, mental y espiritual. ¡Los chakras regulan todos esos planos!
La poderosa Energía Reiki mantiene los chakras limpios, funcionando correctamente. Por eso, Reiki nos equilibra en todos los aspectos y a medida que hacemos más sesiones, Reiki limpia más y más profundo

 

Muladhara o Chakra Raiz

Nos conecta con lo material, la estabilidad y a la relación con la Tierra. Este chakra está relacionado con todos aquellos asuntos referidos al dinero, la alimentación, el descanso, el hogar, el cuerpo, deseos materiales, etc. Aquí se encuentran la seguridad en uno mismo y la habilidad para levantarnos.

Si funciona mal: Depresión, culpa, miedo, desconfianza, excesivo apego a las cosas.

Si funciona bien: nos permite tener una base sólida, cimientos fuertes para construir nuestra personalidad.

 

Svadisthana o Chakra Sacro o Sexual
Al profundizar en el segundo chakra vamos a entramos totalmente en el mundo emocional. Está conectado a nuestra habilidad de sentir y relacionado a los sentimientos y sensaciones. Habilidad en aspectos íntimos. Está relacionado con el placer sexual y el deseo. La dulzura y la apreciación de las cosas bellas. En este chakra además se guarda la información de todos aquellos recuerdos de nuestro pasado que nos puedan haber herido emocionalmente.
El segundo chakra también tiene una inmensa energía que cuando está equilibrada se transforma en energía creativa, pero si hay desequilibrio puede ser terriblemente destructiva con emociones como la ira, la violencia, la agresividad, las adicciones, etc. Ante todo, no hay que confundir emoción y sentimiento con amor. Aquí, en el segundo chakra hablamos de las emociones más mundanas y menos espirituales.
Si funciona mal: Problemas sexuales, aislamiento, miedo a gozar, bloqueos que coartan la libre expresión de nuestra personalidad.

Si funciona bien: la vida fluye con armonía, te puedes adaptar y aceptar los cambios que se te van presentando. Es donde encontramos nuestra vitalidad, sensibilidad, creatividad y atractivo físico y sexual.

 

Manipura o Chakra Plexo Solar.
En este chakra está nuestro poder personal y nuestra capacidad de manifestar nuestros deseos. Aquí está nuestro humor, autoconfianza, ego, autocontrol y voluntad. En este chakra también radica el respeto a los demás y a nosotros mismos.

Si funciona mal: Enfermedades del aparato digestivo, ulceras, acidez, fatiga crónica, obesidad. Sentimientos de inferioridad y falta de confianza. Culpa, insatisfacción y adicción al poder. Las personas con este chakra bloqueado se muestran frías y calculadoras.

Si funciona bien: somos individuos con confianza en nosotros mismos, con capacidad de desarrollar lo que nos propongamos, con mucha voluntad para lo que sea, con capacidad equilibrada de control y de ser controlados, y dispuestos a utilizar nuestra energía libremente y según nos parezca conveniente siempre sin avasallar a ninguna persona.

 

Anahata o Chakra Corazón
Este es el chakra del AMOR, la compasión y el perdón. Permite dar y recibir amor. Aquí están la alegría, el respeto y la entrega.
Es el centro del sistema de chakras y por ello es uno de los más importantes. Hace de puente entre los chakras inferiores y más materiales, con los tres chakras superiores y más espirituales. Si funciona mal: tendremos tendencia a enfermedades cardíacas y respiratorias. Incapacidad de amar, aislamiento, desconexión, egoísmo.

Si funciona bien: consigue el equilibrio entre los 3 chakras que hay por encima y los 3 que hay por debajo y nos ayuda a despertar todas nuestras capacidades espirituales y plasmarlas en la realidad física que conocemos.

 


Vishuddha o Chakra Garganta
Este Chakra es el centro de la comunicación y de los sueños. Es por donde fluyen nuestras expresiones. Saber decir o saber callar, define el tipo de relaciones que logramos tener con otras personas.
El sonido tiene un efecto purificador y organizador. Este Chakra permite que comuniquemos nuestros sentimientos, deseos, pensamientos. Es la expresión del alma.

Este Chakra tiene una conexión natural con el segundo Chakra o Chakra Sacro, centro de emociones y creatividad también.

Si funciona mal: Se manifiesta en afecciones a la garganta, tos, problemas de voz, irritación de las cuerdas vocales. Problemas y dificultades de comunicación, temor a hablar o exceso de hablar (verborragia).

Si funciona bien: capacidad para expresar la verdad, fluidez en la comunicación verbal, no verbal, externa e interna. Nos ayuda a crear, proyectar y convertir en realidad nuestras ideas y propósitos.

 


Ajna o Chakra Tercer Ojo
Representa lo que tradicionalmente se ha denominado nuestro tercer ojo. Entramos ya en chakras muy espirituales, y éste se considera en algunas creencias, que es el lugar donde reside nuestra alma. Este chakra es el de la percepción y clarividencia. Esas intuiciones o percepciones que se reciben sobre los demás y que después nos asombramos de que eran correctas. Sabiduría. Sentido de propósito.
Si funciona mal: Se manifiesta en problemas de visión y dolores de cabeza relacionados con la visión. Trastornos psicológicos relacionados con la visión, alucinaciones, interpretaciones deformadas de la realidad, estados de confusión mental.
Si funciona bien: Nos permite adentrarnos en el mundo de lo no material y al desarrollar este chakra, tenemos acceso a la percepción extrasensorial y clarividencia. Intuición, el derecho de ver. La confianza en los otros.

 

Sahasrara o Chakra Corona.

Es el chakra más espiritual de los siete principales. Es el que nos conecta directamente con la energía divina y nutre nuestra fe. Punto de la glándula pineal. Nutre la espiritualidad. Irradia felicidad. Sentimiento de plenitud y conexión. Ayuda a ver auras y luz. Este chakra no se desarrolla por si mismo, sino que lo hace cuando se desbloquean los chakras restantes.
Si funciona mal: Estrechez mental, creer saberlo todo, buscar tener siempre la razón, dominar o manipular a los demás para que adopten sus posturas o creencias (en el fondo estas son personas muy inseguras e inmaduras que intentan suplir sus deficiencias con esa actitud prepotente). Dificultad para pensar de forma independiente. Rigidez mental (si no lo veo, no lo creo). Materialismo y desprecio a todo lo espiritual.
Si funciona bien: Es nuestra puerta de contacto con la dimensión no física, con los Ángeles y con nuestros guías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *